mercredi 25 mars 2009

Sur le sable de notre île



Qu’y a-t-il ?
Dessous
Sous la superficie de lumière
Dans
Le mouvement
De l’eau réfléchissante

Dessus
Scintille, éblouit, parcourt
Les vagues
La lumière

Le bruit
De ceux qui commentent
Face au bruit
De l’éternité

La paix
Le soleil rasant rassurant
L’étendue océane
Vivante et calme
La lumière

Rien n’est gardé
Tout donné

Qu’y a-t-il ?
Sous la lumière
Dans la profondeur
De l’eau sans fin

Dehors
Les mouettes volent
Dans le silence
De l’heure
Où avance
L’écume

Il y a
Aussi

Celui qui n’est pas là
Celui qui viendra peut-être
Celui qui est rêve
Celui avec qui
Peut-être

On goûtera le sel

Un autre sel
Une autre lumière
Une autre chaleur

Entre chaque vague
Il y a

Celui qui n’est pas là
L’espoir et l’angoisse
La proximité et la solitude

Et encore
Un imaginaire fait chantier
Sur une table basse de mobil-home
La conscience de l’abyme

La nécessité
De chaque jour
Revenir
A l’océan

Pour que l’imaginaire
Reste évasion
Pour que la liberté
Ne se retourne pas
Une fois de plus

Chaque jour
A la source
Pour que l’imaginaire
Ne dégénère pas

Contre l’attente
Aussi
De celui
Qui n’est pas là

Dans l’espoir
Aussi
De sa chair
Pour faire taire
L’imaginaire

Tout est là

Jeté
Dans l’écume

Les mouettes approchent
Les vagues continuent
D’inonder de lumière

La fascination est grande

Comment résister ?
Comment partir
Avant
Que d’être chassée ?

Les vagues avancent
Sur nous
Goutte à goutte
Sur le sable de notre île






Sobre la arena de nuestra isla


¿Qué hay?
Debajo
Debajo de la superficie de luz
Dentro
Del movimiento
Del agua reflejando

Encima
Centellea, deslumbra, recorre
Las olas
La luz

El ruido
De los que comentan
Frente al ruido
De la eternidad

La paz
El sol al raso consolando
La llanura oceánica
Viva y tranquila
La luz

Nada guardado
Todo entregado

¿Qué hay?
Debajo de la luz
En la profundidad
Del agua sin fin

Vuelan las gaviotas
En el silencio
De la hora
En que avanza
La espuma

Hay
También

El que no está
El que vendrá tal vez
El que es sueño
El con quien
Tal vez

Probaremos la sal

Otra sal
Otra luz
Otro calor

Entre cada ola
Hay

El que no está
La esperanza y la angustia
La cercanía y la soledad

Y también
Un imaginario en obras
En una mesita de mobil-home
La conciencia del abismo

La necesidad
De cada día
Volver
Al océano

Para que el imaginario
Permanezca evasión
Para que la libertad
No se de la vuelta
Una vez más

Cada día
A la fuente
Para que el imaginario
No degenere

En contra de la espera
También
Del
Que no está

Con la esperanza
También
De su carne
Para que se calle
El imaginario

Todo está

Echado
En la espuma

Las gaviotas se acercan
Las olas siguen
Inundando de luz

Es grande la fascinación

¿Cómo resistir?
¿Cómo irse
Antes
Que ser echada?

Las olas avanzan
Sobre nosotros
Gota a gota
Sobre la arena de nuestra isla




5 commentaires:

NáN a dit…

Todos estamos arrojados en la espuma, como dados de mil caras que no siempre puntúan.

Este pequeño poema filosófico tiene en francés un ritmo de ola. Y una sabiduría de mar antiguo.

Es de lo mejor que te he leído.

Besos, Aurélie

Lara a dit…

La necesidad de volver al océano cada día.


Repito las palabras del compañero.

Un abrazo prontísimo.

St Loup a dit…

Bravo Aurélia! Tes mots, tes images... ton île mystérieuse et métaphysique... ah que tu me fais rêver!

Et un grand merci, mon Aurélia, pour tous ces messages que tu m'as laissés! Ça fait tellement plaisir de te lire!

Miguel Ángel Maya a dit…

...Hola, Aurélia...
...También a ti muchas gracias por los comentarios que dejaste en la entrada sobre Bolaño y la maldición de las viudas...
...La verdad es que yo tampoco suelo responder a los comentarios a menos que alguien no me pregunte algo directamente...
...Respecto a como llegúé a ti, la verdad es que fue una carambola extraña. Un día, hace años, dejaste un comentario en el blog de Lara donde decías: "me encantó, de encantar encantar, el relato de Miguel Ángel Maya". Hablabas del libro "Vicios Solitarios", que editaron Lara y David Jota, y donde yo participé. El caso es que no recuerdo qué relato escribí, y no tengo más libros. Me metí en tu perfil y leí algo de tu blog...
...Nuestra "relación" terminó ahí, sin embargo, el azar volvió a "juntarnos" y yo soy mucho de señales y azares: me presenté al premio Juan Rulfo de Radio Francia hace dos años y al año siguiente, el señor Ramón Chao escribió un email común a gente que se había presentado al premio para comunicar que se había vuelto a abrir el plazo. Entre aquellos a los que escribía estaba Fernando Palazuelos, "compañero" de editorial, pues suele publicar en Lengua de Trapo y "Aurelielune", tú. Yo recordaba ese email y le di vueltas y vueltas y me decía que seguro que la conocía, quién era y de qué. Un día volví a entrar en tu blog a través del blog de Lara porque me sonaba que te conocía de Lara y vi que, efectivamente, el email de tu perfil era aurelielune aunque no yahoo, el que yo conocía por el email común de Ramón Chao. Como te he dicho, me parecía que el azar había hecho lo suficiente como para que tú supieras que yo existía y viceversa, por eso decidí mandar un email a todas las direcciones a las que había escrito Ramón Chao anunciando que abría un blog. Igual te parece una paranoia demasiado larga, pero así fue como llegué a ti. Un abrazo!!

Arturo a dit…

Precioso Aurelia ...
Trasmites muchísimo ...
Me gusta lo que escribes ...
...lo oculto ... lo que no se ve ...
Un beso