dimanche 30 septembre 2007

Benjamin Biolay

Esta vez, iba llena, desbordando por haber conseguido encontrarle una puerta de salida a la melancolía -gracias a la ayuda del cuchillo de Artaud.

Iba sobre la bici rumbo a Bastille, al cine. A ver una pelí que sabía me iba a dar lo que buscaba.

Les Méduses

Llegué a la plaza en medio de un follón impresionante -esperanzador para lo que llegó a ser París. Me metí en la cola del cine para sacar un billete pero para nada: no los vendían ya.

Enfrente estaba la fnac y hacía mil años que no me regalaba música. Tan sólo anclada en el tango como había llegado a convencerme.

Entré.
Al encuentro de lo novedoso, de lo no ya conocido.
Lo vi.
Lo vi a él.
No pude resistir esta mirada.
Fue un flechazo de carne.

Se podía escuchar el disco nuevo. A ver si éste -el cantante famoso que había desdeñado tanto tiempo, sin que lo hubiera escuchado o visto alguna vez- me iba a gustar. Tenía miedo a que no me gustara.

Pero el flechazo se desplazó de los ojos a las entrañas mediante su voz y sus palabras...

Era un tango, lo que cantaba. Sin saberlo.

"Bien avant qu'on se soit connu, bien avant qu'on se soit parlé, bien avant que je t'ai vue nue, je savais déjà que je t'en voudrais..."

("Mucho antes de que nos conociéramos, mucho antes de que nos habláramos, mucho antes de que te viera desnuda, ya sabía que te odiaría...")

El desencuentro. Este chico cantaba el desencuentro.
Y yo acababa de encontrármelo.

Otra vez encontrando el desencuentro.
Igual encontrando el encuentro.

La película fue un baño de lágrimas limpiadoras, de lágrimas de reencuentro.

Al día siguiente, volví a hurgar en los discos de una tienda de secunda mano. Otra vez decidida a encontrar lo desconocido. Sólo dejando que me dirigieran los ojos. Las imágenes.

La foto de un par de zapatos... Era él.

Un dibujo minimalista sobre fondo negro... Era él.

Benjamin Biolay - Trash yéyé (C)

2 commentaires:

Lara a dit…

Qué bueno verte, entre la multitud, sola, sacando entradas y atreviéndote a alejarte del tango para nada, para encontrarlo a él, más tango y más lágrimas de cine.

¡¡¡Más, más!!!

Aurélia a dit…

Ya, qué graciosa que sos! Qué graciosas que somos!
Y ahora, qué hago yo con esta realidad que no existe??
Quien nació por las nubes...